• Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • YouTube - Círculo Negro

+56 9 4578 5615

©2019 by Longhun Wudao - 龙魂武道 Artes marciales.

Buscar
  • Adrián Montoya Leyton

Entrevista con el maestro Lǐ Ēnjiǔ (李恩久)


Hóng Jūnshēng (洪均生), con su discípulo Lǐ Ēnjiǔ (李恩久)

Entrevista del 15-16 de marzo de 2006

Traducción al castellano: Adrián Montoya Leyton



Maestro Lǐ, ¿podría por favor señalar las particularidades de la versión del Tàijíquán estilo Chén del gran maestro Hóng?


Hóng Jūnshēng (洪均生) nació en 1906 en Hénán, China. Su familia se mudó a Jǐnán, Shāndōng, cuando él era muy pequeño. En 1924, se mudaron nuevamente, esta vez a Běijīng. En 1930, el granmaestro Hóng le pide al granmaestro Chén Fākē (陈发科) que lo acepte como aprendiz y estudió con él hasta 1944 sin interrupciones. Siguiendo la dedicación de su maestro, alcanzó un muy alto nivel de gōngfu (功夫) y de cultura china.

En 1944, se muda a Jǐnán, donde entrena sus habilidades en tuīshǒu (推手, empuje de manos) y en las formas. En 1956, vuelve nuevamente a Běijīng, para trabajar su tuīshǒu y discutir con el gran maestro Chén Fākē las aplicaciones de los movimientos del tuīshǒu en la forma.

1956 es el año del comienzo de la "Versión de Hóng del Tàijíquán estilo Chén".

Para comprender la primera "particularidad" de la versión de Hóng, es importante conocer el período de 1944 a 1956. Hóng Jūnshēng descubre que las formas del estilo Chén y los movimientos del empuje de manos, no calzan. A causa de esto, realiza un gran esfuerzo por integrar los movimientos del empuje de manos en la forma misma. Cuando vuelve a ver a su maestro en 1956, le muestra las formas con las modificaciones hechas para efectos de una utilidad mayor. Chén Fākē estuvo muy satisfecho con el esfuerzo y los resultados de su aprendiz. Entonces le permite a Hóng enseñar la forma del estilo Chén de acuerdo a los desarrollos que había realizado. De ahí que la primera "particularidad" podría describirse como: "La esencia del empuje de manos se revisa en la forma de Hóng".

Al practicar la versión de Hóng del estilo Chén, el foco no está por ende tanto en explicar con palabras, sino más en aprender los movimientos de la forma. Experimentar el propio equilibrio, comprender el cambio constante entre los dos extremos, y finalmente, manejar la fuerza del oponente, pueden considerarse como la segunda "particularidad".

Otro foco está en el movimiento de enrolle. Si observas los movimientos de la forma, encontrarás un movimiento grande, como el que ves en el orbitar, y otros más pequeños, que se asemejarían a la rotación de la Tierra sobre su eje. En los cuerpos humanos, el movimiento de enrolle de la cadera y los miembros se crea al combinar esos movimientos grandes y pequeños. Para estos movimientos, la cadera sirve de eje y el dedo medio sirve de guía de la fuerza. Debe prestarse especial atención a la estrecha colaboración entre la dirección y el ángulo del movimiento.

En la práctica del estilo Chén de Hóng descubrirás que están incluidos el aprendizaje de la técnica y el aprendizaje de la fuerza. Ambos ámbitos se requieren el uno al otro y no pueden separarse. Aprender sólo uno de ellos hará que el entrenamiento esté incompleto.

Al adaptar los movimientos del empuje de manos a la forma, Hóng hizo más que sólo crear un nuevo nombre. Su rama es en realidad un paso adelante en el desarrollo del Tàijíquán estilo Chén.



¿Qué tipo de habilidades desarrolla la versión de Hóng del Tàijíquán estilo Chén?


El practicante se encontrará con mejorías en tres ámbitos: en su salud corporal, en su modo de pensar, y en su vida cotidiana.

Su salud se beneficiará principalmente por una mejor circulación sanguínea, un mejor funcionamiento cardíaco y un mejor modo de respiración.

Pensar que se debe respirar hasta el abdomen, en realidad no es del todo correcto. Sin embargo, esta imaginación nos ayuda a aprender a usar el diafragma en la respiración. Una de las ventajas de este modo de respirar es que los órganos internos reciben una especie de masaje.

El cerebro también se beneficia por la mejor circulación sanguínea, pero además hay aquí otros dos tipos de beneficio. Puesto que tienes que pensar en la forma y en los movimientos que vas aprendiendo, usas constantemente tu cerebro, y eso tiene un efecto similar al que tiene correr para el cuerpo. Ese es un modo en que se entrena. El cerebro puede también beneficiarse con la lectura o cualquier otra actividad que te haga pensar. Aparte de eso, el Tàijí afecta a tu cerebro de otro modo. En cierto nivel, en el que ya no tienes que pensar en los movimientos, comienzas a liberarte del pensamiento. La forma se practica entonces con mayor libertad y naturalidad, de tal manera que el cerebro entra en profunda relajación.

Este tipo de estado de relajo es además muy beneficioso en lo que respecta a las relaciones humanas. Se maneja más fácil la presión, la respiración es más libre, lo que nos dicen nos parece más liviano y la mente estará más abierta.



¿Podría explicar qué se quiere decir con artes marciales "internas" y "externas"?


Los estilos internos son aquel tipo de arte marcial que intenta consolidar el interno para alcanzar finalmente la fuerza externa. Los estilos externos se centran más en consolidar la musculatura, que, finalmente afecta a los órganos internos. Los primeros van desde el interior hacia el exterior, y los segundos van desde el exterior hacia el interior; pero, para ser honesto, no creo que se pueda dibujar una línea clara entre estos dos estilos.

Es muy común también juzgar los estilos por su velocidad. Los estilos lentos se categorizarán en el grupo de los estilos internos, mientras que los rápidos pertenecerán al grupo de los externos. El Tàijí, especialmente el estilo Chén, contiene en su mayor parte movimientos lentos y suaves, pero puede repentinamente cambiar a rápido y duro, especialmente en las aplicaciones. Por eso, se puede decir que los estilos internos contienen el aspecto externo, mientras que los estilos externos siempre contienen el aspecto interno (así como yīn (阴) siempre contiene yáng (阳), y yáng siempre contiene yīn).

Al hablar sobre estilos específicos, el Tàijíquán (太极拳), el Xíngyìquán (形意拳) y el Bāguàzhǎng ( 八卦掌) se consideran como estilos internos; y por ejemplo, el Shàolín (少林), y el Chángquán (长拳) se consideran como estilos externos. Un tercer grupo contiene formas de animales. Aquí se encuentra por ejemplo el estilo de la Mantis Religiosa (Tánglángquán, 螳螂拳); de todos modos, muchos lo cuentan en el estilo externo. Si practicas bien ese estilo, pronto tienes la sensación de que muchos de los movimientos tienden a ser más internos.

Categorizar estos estilos en estos grupos da cuenta sólo de una tendencia, pero nunca es absoluta. Con frecuencia, se hace difícil decir dónde pertenece un estilo.



¿Hace sentido practicar estilos de ambos grupos a la vez?


Las artes marciales externas pondrán su mayor intención en la apariencia de los movimientos, mientras que las artes marciales internas trabajarán mucho con la imaginación. Sin embargo, ambos requieren cuatro tipos de habilidad: flexibilidad, resistencia, potencia y velocidad.

Yo creo que el mejor modo de practicar es comenzar por la Forma Puño Largo [chángquán (长拳)] cuando muy pequeño, y luego pasar al Tàijíquán al crecer. Entrenar la Forma Puño Largo te enseña muchas técnicas y movimientos rápidos que podrás usar en el entrenamiento de Tàijí. Los estilos externos son para el Tàijí, lo que el correr es para el básquetbol o el fútbol.



Usualmente, en el Tàijí, los practicantes avanzados entrenan con armas. ¿Es esto sólo por amor nostálgico, o hay otros beneficios?


El Tàijíquán sin el conocimiento de las formas de armas es conocimiento vacío. Aprender un arma te ayuda a consolidar la potencia y la fuerza. Si nunca practicas con armas, puede que puedas golpear al oponente, pero tu golpe no tendrá la potencia que tendría con el conocimiento de las formas con armas.



¿Cuál es el secreto para obtener un alto nivel de artes marciales, hacerse experto, o incluso maestro?


Lo primero que necesitas para eso es un buen maestro. Debe ser inteligente y conocer los secretos de las artes marciales. La fama no necesariamente incluye esas características.

Lo segundo, muy importante, es el estudiante. Primero, debe tener cierto estado físico que le permita avanzar por las expectativas de este arte, y segundo, debe tener mucha fortaleza interna, que le permita poner mucho esfuerzo por un largo período de tiempo. A veces, algunas personas que tienen buena salud y un cuerpo fuerte encuentran que la práctica es demasiado fácil y no ponen ningún esfuerzo en profundizar. Otros, puede que no sean tan fuertes, pero ponen mucho esfuerzo y por ende alcanzan un alto nivel.



De acuerdo a usted, ¿qué cualidades del carácter se pueden desarrollar a través de las artes marciales?


Creo que sí, habrá un cambio en tu carácter si practicas Tàijí, pero hay que estar consciente también de que todos tienen determinada educación y han enfrentado distintas situaciones en su vida, lo que ya ha moldeado su carácter. Los cambios serán lentos y no te tornarán en una dirección totalmente distinta. A un carácter que tiende a ser muy furioso, por ejemplo, aprender los principios del Tàijí puede enseñarle a relajarse más. "Si el oponente no se mueve, yo tampoco me muevo".



¿Hay algún arte marcial foráneo que le atraiga?


En mi generación era imposible aprender otro arte marcial que no fuese chino. Sin embargo, eso no significa que otros estilos no sean interesantes. Estudiar las ventajas de dichos estilos y adaptarlos puede también ser algo bueno.



¿Tiene usted algún lema en específico?


Desde muy joven que yo amo el wǔshù (武術, artes marciales). Podría decirse que hacer del wǔshù parte de mi vida es una especie de lema para mí.



¿Tiene algún mensaje para quienes practican Tàijí en el mundo?


El Tàijí se funda en China, pero no es algo que deba permanecer sólo en China. El Tàijí es bueno para todos y debe ofrecerse a todos. Aprender y comprender el camino del Tàijí será bueno para su salud, les ayudará en su diario obrar y les brindará éxito en muchos aspectos de la vida.



Gracias por la entrevista maestro Lǐ.







.

111 vistas